¿Qué hacer en caso de...?

ANTES

Recurre a técnicos y especialistas para la construcción de tu vivienda.
Mantén siempre en buen estado las instalaciones de gas, agua y electricidad.
Localiza los lugares más seguros (castillos o trabes) de tu casa, área de trabajo, y escuela que estén retirados de ventanas o de objetos que pueden caer.
Prepara, estudia y practica con tu familia o con tus compañeros de trabajo un plan para utilizarlo en caso de sismo (simulacro).
Aprende y enseña a tus hijos cómo interrumpir la energía eléctrica, el gas y el agua.
Guarda provisiones (comida enlatada, agua purificada, etc.).
Ten a la mano los números telefónicos de emergencia, un botiquín de primeros auxilios, un radio portátil y una linterna con pilas.
Guarda tus documentos más importantes en un lugar seguro y de fácil acceso y procura que todos tengan una identificación (de ser posible con número telefónico y tipo de sangre).


DURANTE

Mantén la calma, habla con tranquilidad y procura inspirar confianza a quienes están contigo.
Aléjate de ventanas u objetos colgantes que puedan desprenderse.
Dirígete a lugares seguros previamente establecidos.
Evita usar elevadores.
No te apresures en salir, el sismo dura sólo unos segundos y es posible que termine antes de que lo hayas logrado.
De ser posible, cierra las llaves de agua y gas, baja el switch principal de alimentación eléctrica y evita prender cerillos o cualquier fuente de ignición o calor.
Si te encuentras manejando, detén el vehículo y permanece dentro de él; no te detengas encima ni debajo de puentes o pasos a desnivel.
Procura mantenerte alejado de cables y postes de energía eléctrica.

DESPUES

Utiliza el teléfono sólo para reportar emergencias.
Evalúa los daños; si es necesario evacuar el inmueble, hazlo con calma y en orden, y sigue las instrucciones de las autoridades.
Reúnete con tu familia en el lugar previamente establecido.
Enciende y escucha tu radio portátil.
Limpia inmediatamente derrames de sustancias tóxicas o inflamables.
Aléjate de los edificios dañados y evita circular por donde existan deterioros considerables.
En caso de quedar atrapado, conserva la calma y trata de comunicarte al exterior golpeando con algún objeto.
Para saber más sobre ¿qué hacer en caso de sismo?, solicita información a la Unidad de Protección Civil de tu Municipio o a la Dirección General de Protección Civil del Estado de México.
 
Toma en cuenta las siguientes recomendaciones para incrementar tu seguridad en el hogar, el negocio o la oficina:

ANTES

Evita conectar muchos aparatos eléctricos en un solo contacto.
Evita las instalaciones eléctricas provisionales; no sustituyas los fusibles con alambres o monedas.
Por ningún motivo mojes las instalaciones eléctricas, recuerda que el agua es conductor de electricidad.
No permitas que los niños, introduzcan objetos metálicos en los contactos eléctricos.
Mantén fuera del alcance de los niños veladoras, cerillos, cohetes, encendedores y toda clase de material que pueda provocar un incendio.
Si sales de viaje, cierra las llaves de gas e interrumpe la energía eléctrica.
Evita la acumulación de basura.
Mantén en buen estado las instalaciones de gas, utiliza un regulador y coloca el tanque por lo menos a tres metros de distancia del calentador de agua o de la estufa.
No tires cigarrillos en el piso y apágalos antes de depositarlos en recipientes de basura.
No dejes veladoras encendidas cuando no esté alguna persona al cuidado.
Procura contar con un extintor y colócalo en un lugar accesible; asegúrate de saber manejarlo y vigila que se encuentre en condiciones de servicio.
Ten a la mano los teléfonos de emergencia (de Protección Civil y de los Bomberos).


DURANTE

Conserva la calma y tranquiliza a las personas que estén contigo.
Aléjate del sitio y espera la llegada del personal especializado.
Ayuda a salir a niños, ancianos y minusválidos.
Asegúrate de que nadie quede en el lugar.
Si el fuego inicia, busca el extintor más cercano y con él trata de combatirlo.
Si el fuego es de origen eléctrico no intentes apagarlo con agua.
Si sientes asfixia, arrástrate y respira lo más próximo al suelo.
Humedece un trapo o pañuelo y colócalo sobre nariz y boca a manera de filtro.
Si se incendia tu ropa, no corras; tírate al piso y rueda lentamente, de ser posible cúbrete con una manta.
Evita usar elevadores y si deseas salir por una puerta, verifica que no este caliente, si lo esta es que hay fuego del otro lado.
Ten presente que el pánico es tu peor enemigo.
En caso de fuga de gas no enciendas ni apagues luces; ventila todas las habitaciones y llama a los bomberos.

DESPUES

Retírate del área incendiada, (puede reavivarse el fuego).
No entres a las instalaciones hasta que la autoridad te lo indique.
Obedece a las autoridades y no interfieras en sus actividades: recuerda que tu ayuda es importante.
Para saber más sobre ¿qué hacer en caso de incendio?, solicita información a la Unidad de Protección Civil de tu Municipio o a la Dirección General de Protección Civil del Estado de México.

 

ANTES

Establece rutas de evacuación hacia lugares seguros.
Mantén limpias de basura las calles, las alcantarillas y las coladeras de tu vivienda.
Ten almacenada agua potable, ropa y alimentos en lugares seguros que no pueda alcanzar el agua en caso de inundación, así como una lampara, un radio portátil y pilas suficientes.
Guarda tus documentos más importantes en bolsas de plástico para evitar su pérdida o destrucción.
Si te han informado que una inundación amenaza y puede afectar el lugar donde vives, interrumpe los servicios de energía eléctrica, gas y tapa o sella el deposito del agua.

DURANTE

Ante todo, mantén la calma.
Mantente alerta y en sintonía con la radio, las inundaciones pueden extenderse a lugares cercanos. Respeta las indicaciones de las autoridades.
Evita acercarte a postes o cables de electricidad averiados, recuerda que el agua es conductor de electricidad.
Si tu casa es de palma, carrizo, adobe o lámina de cartón, busca refugio en lugares más seguros, como escuelas, iglesias o el palacio municipal, siempre y cuando se encuentren fuera de peligro.
Evita cruzar los cauces de los ríos y caminar por las zonas inundadas; aunque el nivel de agua sea bajo, puede subir rápidamente, lo que aumenta el peligro; recuerda que el agua puede arrastrar árboles, piedras, vehículos y otros objetos.
Si tu vehículo llega a quedar atrapado, sal de él y busca un refugio seguro.

DESPUES

Realiza una cuidadosa inspección de tu vivienda teniendo en cuenta la posibilidad de un derrumbe. Si tienes dudas sobre el estado que guarda tu casa, llama a las autoridades para que te apoyen.
No te acerques a casas y edificios en peligro de derrumbarse.
Evita encender cerillos o cualquier tipo de flama, y no acciones los interruptores eléctricos hasta estar seguro de que no existen daños en las instalaciones.
No pises ni toques cables eléctricos caídos.
Limpia inmediatamente las sustancias inflamables, tóxicos, medicamentos u otros materiales peligrosos que se hayan derramado.
Permanece fuera de las áreas de desastre, tu presencia podría entorpecer las acciones de auxilio y rescate.
No tomes agua ni alimentos que hayan estado en contacto con el agua de la inundación.
No muevas a los heridos, reporta a las autoridades las emergencias.

Para saber más sobre ¿qué hacer en caso de inundación?, solicita información a la Unidad de Protección Civil de tu Municipio o a la Dirección General de Protección Civil del Estado de México.

 

EFECTO DE ARRASTRE AL INTENTAR CRUZAR UNA CORRIENTE DE AGUA

a) El peso del agua es de 1000 kg/m3 y comúnmente, durante una inundación, el agua fluye con una velocidad que va de los 2.7 a los 5.4 m/s

b) Cuando un vehiculo se atasca al intentar cruzar una corriente, la fuerza de arrastre del agua golpea al auto. Por cada 30 cm que sube el agua, la fuerza lateral sobre el auto es de 230 kg.

c) Pero el factor mas importante es la fuerza de flotación. Por cada 30 cm que sube el agua, el auto desplaza 680 litros de agua, lo que provoca que el vehiculo pese 680 kg menos

d) Una corriente de agua con 60 cm de altura puede arrastrar a la mayoría de los automóviles convencionales.

Fuente: Agencia Federal para el Manejo de Emergencias FEMA, USA

Este tipo de amenazas se han presentado cada vez con más frecuencia; aunque la mayoría de éstas han sido falsas alarmas, es importante estar preparados.

Generalmente la amenaza se lleva a cabo a través del teléfono; sin embargo, no debe descartarse la posibilidad de que se realice por otros medios.

ANTES

Identifica en el inmueble los lugares que puedan servir para ocultar objetos.
Mantén ordenadas las áreas de trabajo, a fin de detectar fácilmente objetos extraños.
Controla el acceso de personas al inmueble, utilizando gafetes de identificación.
Aplica una estricta revisión de vehículos, paquetes, bolsas y portafolios de personas que ingresan al inmueble.
Realiza inspecciones de escaleras, contenedores de basura, áreas verdes y baños, y revisa que no existan objetos extraños escondidos.
Reporta vehículos abandonados o sospechosos cercanos al inmueble.

DURANTE

Mantén la calma.
Trata de conseguir información de la persona que está efectuando la amenaza con preguntas sobre la ubicación y características del explosivo.
Determina el sexo, edad aproximada y actitud mental de la persona que llama.
Pon atención al acento o alguna peculiaridad al hablar que puedan ayudar a identificar a la persona que llama.
Graba o anota las palabras exactas de la persona que llama; trata de obtener información sobre la localización, tipo de artefacto, cómo es y el tiempo para la detonación.
Haz preguntas a quien llama, por ejemplo: ¿Quién habla?, ¿Cuál es su nombre? (en algunos casos la persona responde inmediatamente).
Anota la hora exacta en que se presenta la llamada y el número telefónico al que llamaron. Si cuentas con identificador de llamadas anota el número.
Mantén la calma y evita propagar la información, podría ser una falsa alarma.
Al término de la llamada, avisa de inmediato a la autoridad de mayor jerarquía del inmueble para que valore la situación y determine las acciones a seguir.

DESPUES

En caso de ser verificada la amenaza, lleva a cabo las siguientes acciones:

No toques, muevas o levantes objetos, paquetes o bultos extraños.
Evacua el inmueble de manera ordenada y únicamente con tus objetos personales.
No acciones interruptores de energía eléctrica.
De ser posible, cierra las llaves de gas y suspende el suministro general de electricidad del inmueble.
Evita dejar caer objetos que produzcan vibraciones.
Apaga teléfonos celulares y demás objetos que puedan generar una señal eléctrica.
Si localizaste un objeto o paquete sospechoso, notifica a Protección Civil o a la institución especializada.
No obstruyas las labores del personal especializado.
Si las autoridades te indican evacuar el inmueble, hazlo de manera ordenada y únicamente con tus cosas personales.

Los riesgos sanitarios son problemas originados por la contaminación de aire, alimentos, agua y suelo, que afectan la salud pública.

Para evitar la transmisión de enfermedades y la diseminación de plagas, es importante la higiene personal, el adecuado manejo de alimentos y limpieza de nuestras instalaciones, ya que causan daños a la salud y a nuestros bienes.

Lleva acabo las siguientes recomendaciones:

ANTES

Compra productos químicos que no dañen la capa de ozono.
No tires basura ni productos químicos en la calle o en el drenaje.
Procura que los alimentos que consumas estén higiénicamente preparados, cocidos o fritos, y que el agua esté hervida, clorada o embotellada.
Lava y desinfecta con cloro los excusados y letrinas, así como los tinacos y cisternas que utilices.
Cuida siempre tu salud y el medio ambiente, evitando la contaminación de agua, aire, suelo y alimentos.

DURANTE

Avisa a las autoridades en caso de detectar cualquier contaminación de agua y aire, o de plagas y epidemias.
Evita el contacto con personas enfermas. Si presentas alguna alteración física, acude inmediatamente al centro de salud más cercano.
No prepares ni consumas alimentos en el área contaminada.
Si el agua potable tiene características diferentes en su olor, sabor o color, no la consumas.
Si el ambiente presenta olores o gases tóxicos, cubre tu boca y nariz y retírate del lugar.
Si el suelo está contaminado por aguas negras, basura o productos químicos, evita todo contacto, en caso de tener contacto, desinfecta tu ropa y báñate inmediatamente.
Lava y desinfecta con cloro los excusados y letrinas.

DESPUES

Regresa al área que fue afectada, sólo cuando lo indiquen las autoridades.

Para saber más sobre ¿qué hacer en caso de riesgo sanitario, solicita información a la Unidad de Protección Civil de tu Municipio o a la Dirección General de Protección Civil del Estado de México.

Recuerda
¡tu familia es primero!

Una sustancia tóxica es un compuesto químico que al olerse, ingerirse o tener contacto con la piel produce lesiones o incluso, la muerte.

La mayoría de las industrias del país producen, usan, almacenan y desechan productos tóxicos que pueden ser líquidos, gaseosos o sólidos cada uno con características diferentes.

El mal manejo de los productos tóxicos provoca incendios, intoxicaciones, quemaduras y otras complicaciones que afectan la vida de cualquier persona.

ANTES

Procura habitar en áreas retiradas de zonas industriales.
Ten a la mano el directorio telefónico de emergencias.
Identifica los riesgos que puedan afectarte en la zona donde habitas o trabajas.

DURANTE

Conserva la calma.
Cierra puertas, ventanas y los sistemas de ventilación.
Avisa a tus vecinos, familiares y/o compañeros de lo que ocurre.
Aléjate rápidamente del lugar y da aviso de inmediato a las autoridades.
No fumes ni enciendas fósforos.
Aléjate del lugar diagonalmente y en dirección opuesta a la del viento.
Si estás atrapado en algún edificio y no tienes forma de salir, sube a la parte más alta.
Si tienes un radio a la mano, sintonízalo y sigue las instrucciones de las autoridades.

DESPUES

Ventila el área, no enciendas fósforos ni acciones interruptores eléctricos.
Si una persona resultó intoxicada o lesionada solicita auxilio médico.
Avisa a Protección Civil, bomberos o a los servicios de emergencia.

Para saber más sobre ¿qué hacer en caso de fuga o derrame de sustancias tóxicas?, solicita información a la Unidad de Protección Civil de tu Municipio o a la Dirección General de Protección Civil del Estado de México.

ANTES

Infórmate a través de los medios de comunicación y con las autoridades de Protección Civil de la situación meteorológica que prevalece en la zona.
Procura vestir ropa que te proteja del frío y te mantenga caliente.
Ten a la mano un botiquín de primeros auxilios.
Debes tener en tu casa una lámpara sorda, radio, pilas cargadas y secas, pala y cuerda.
Mantén las cortinas, combustibles o cualquier otro elemento que pueda provocar un incendio, lejos de velas y de estufas.
Guarda agua (3 litros por persona), comida enlatada (como sardinas, atún, frijoles y sopas) y alimentos con muchas calorías (dulces o frutas secas).
Limpia los techos y bajadas de agua.
Infórmate dónde se encuentran las zonas de refugios más cercanos a tu casa.
Cuando salgas de tu casa, informa a tus familiares dónde estarás y el tiempo aproximado que tardarás en regresar.

DURANTE

En temporada de granizo, helada o nevada:
Si te encuentras en el exterior, busca un refugio.
Sigue las indicaciones de las autoridades locales.
No generes rumores sobre la situación.
Evita salir de tu casa o del refugio si no es necesario.
Al salir de casa, abrígate bien y cúbrete la boca y la nariz, así evitarás aspirar aire frío y contraer una enfermedad pulmonar.
Evita corrientes de aire frío en el interior de la casa, revisa puertas y ventanas.
Evita dormir a niños pequeños (bebés) entre dos personas, para que los pequeños no sufran asfixia.
Protege a personas mayores y niños, ya que son las primeras en enfermar.
Si enciendes estufas, cuida a los niños para evitar un accidente; no los dejes solos.
Si enciendes braseros o estufas de leña, carbón o gas, procura que exista ventilación adecuada para evitar intoxicaciones.
Evita dejar objetos inflamables sobre áreas expuestas al calor.
Revisa las instalaciones eléctricas y, si sales de tu casa, desconecta las luces de árboles de navidad y de otros adornos similares.
Protege los medidores de agua y la tubería con periódico.
Coloca anticongelante a tu vehículo de motor.
Maneja con precaución, recuerda que en algunas avenidas se forman capas de hielo y el camino es resbaloso.
Si te quedas atrapado en tu vehículo, apaga su motor y no enciendas el aire acondicionado.
Sintoniza el radio para informarte de la situación meteorológica.
Si las autoridades te indican abandonar tu casa, sigue sus recomendaciones. No lo pienses, hazlo.
Si te diriges al refugio previsto, antes de salir de tu casa corta la energía eléctrica y el suministro de gas.

DESPUES

Sintoniza el radio para informarte de la situación que prevalece en tu comunidad.
Retira el exceso de nieve de techos para evitar que éstos caigan.
Ten precaución con las instalaciones eléctricas, ya que pueden humedecerse y provocar cortos circuitos.
Evita acudir a zonas donde neva, tu presencia puede dificultar las labores de ayuda.

Para saber más sobre ¿qué hacer en temporada invernal?, solicita información a la Unidad de Protección Civil de tu Municipio o a la Dirección General de Protección Civil del Estado de México.