Sistema de Alerta Temprana


CODIGO DE ALERTA PARA POTENCIALES ERUPCIONES DEL VOLCÁN POPOCATEPETL

 

Con el fin de contar con un mecanismo que permita alertar a las instituciones inscritas en el Plan Operativo Popocatépetl e informar a la población el momento en que es necesario prepararse para la evacuación, el Dr. Servando de la Cruz Reyna, Investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, elaboró un código de alerta temprana que permite establecer las variantes de probabilidad de ocurrencia del fenómeno volcánico, el valor de los bienes sujetos a pérdida y su vulnerabilidad con el objeto de definir el grado de preparación de la sociedad para disminuir su vulnerabilidad; este código se denominó de alerta temprana y se presenta a continuación.

 

Alerta Temprana

Para estar en posibilidades de conocer la actividad volcánica y poder actuar en consecuencia, el Centro Nacional de Prevención de Desastres ha propuesto un Sistema de Alerta Temprana, el que parte de la siguiente expresión.

El riesgo volcánico puede expresarse con una variable estadística de cuatro componentes:

 

  1. Es la probabilidad de que un fenómeno volcánico específico afecte una región determinada en un tiempo determinado.
  2. Es el valor de los bienes sujetos a pérdidas, por ejemplo, número de vidas humanas, bienes raíces, fuentes de producción, etc., en una región determinada.
  3. Es la vulnerabilidad de esos bienes, es decir la proporción en que pueden ser dañados los valores S si se presenta el fenómeno cuya probabilidad de ocurrencia es P.

 

Finalmente se define Q como el grado de preparación de la sociedad para disminuir la vulnerabilidad. El riesgo volcánico puede definirse en términos de estos parámetros como:

R= P x V x S/ Q

Esto implica que el grado de preparación puede efectivamente reducir el riesgo por medio de una reducción de la vulnerabilidad o del valor expuesto.

La reducción optima de la vulnerabilidad en situaciones donde la reubicación de la población y otros bienes vulnerables es imposible, se logra por métodos de defensa activa que involucran un concepto de convivencia con el Volcán bajo ciertas condiciones de riesgo "aceptable". Preparación significa entonces el diseño e implementación de una defensa activa de respuesta rápida y eficiente.

Un mecanismo efectivo de defensa activa para la protección civil implica la existencia de un protocolo de actuación en el que cada uno de sus componentes conoce, y está preparado para llevar a cabo una serie de acciones cuyo fin es alcanzar el mayor grado posible de salvaguarda a la población y sus bienes, esto es, una mitigación óptima del riesgo volcánico.

El protocolo de acciones sugeridas se condensa en un inventario de niveles de alerta codificado por un número de alerta y referido a las áreas definidas en el mapa de riesgo. El diseño de este código está basado en una combinación de normas y recomendaciones de Organismos Internacionales con la estructura del Sistema Nacional de Protección Civil, la naturaleza del Volcán Popocatépetl y los tipos de erupción que puede producir.

Es importante recalcar que los niveles propuestos, los fenómenos asociados, las escalas de tiempo indicadas y las acciones recomendadas no representan una fórmula precisa ni básica, y que esta propuesta sólo representa una guía para el desarrollo de planes operativos y de criterios para la toma de decisiones por parte de las autoridades de protección civil. El fenómeno volcánico es muy complejo y cada situación debe ser evaluada en su contexto.