Alerta Sísmica


ANTECEDENTES

Desde 1973, investigaciones sismológicas muestran que es muy probable que en Guerrero, entre los puertos de Acapulco y Zihuatanejo ("Brecha de Guerrero"), ocurra un sismo con magnitud superior a 7 en escala de Richter. Además, se estima que sus posibles efectos serán de alto riesgo para la Ciudad de México. Así, desde 1984, el Instituto de Ingeniería de la UNAM participa en la operación y conservación de la Red Acelerográfica de Guerrero, con apoyo de investigadores e instituciones internacionales.
 
El objetivo de esa actividad es obtener información para coadyuvar investigaciones básicas sobre la generación y efectos de los sismos fuertes. Con los acelerogramas sísmicos obtenidos en esa región durante un lapso de 6 años, se confirmó la existencia de la "Brecha de Guerrero", así como la posibilidad de que genere un sismo de gran magnitud. La Red de Guerrero ya logró el registro del terremoto de Michoacán en 1985; sin embargo, hasta ahora, el llamado "Sismo de Guerrero" no ha ocurrido.
Con el propósito de coadyuvar en la mitigación de los efectos desastrosos en la Ciudad de México que lleguen a causar los sismos fuertes provenientes de la "Brecha de Guerrero", el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES), A.C. , creado en 1986, bajo el auspicio de la Fundación Javier Barros Sierra , obtuvo el apoyo económico de las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México para diseñar y construir el Sistema de Alerta Sísmica (SAS) , y actualmente recibe fondos para asegurar su operación anual.
El SAS entró en servicio en agosto de 1991, y en mayo de 1993 se hizo pública su existencia. A partir de agosto de 1993 la señal de alerta sísmica se presta como un servicio social al público a través de las estaciones de radio de la Asociación de Radiodifusores del valle de México y Toluca, mediante convenios de colaboración con las Autoridades de los Gobiernos correspondientes.
La alerta sísmica tiene 12 estaciones sismo sensoras en la costa de Guerrero que estiman el pronóstico de la magnitud de la actividad sísmica local y la envían por radio hasta la Estación Central de Registro en el D. F. Con esta información las computadoras del sistema controlan la emisión automática de los avisos de alerta sísmica que difunden en el valle de México para anticipar la llegada del efecto del sismo en desarrollo. Anticipar los efectos de un sismo importante que se inicia en la costa de Guerrero es posible, porque las ondas de radio son más rápidas que las ondas sísmicas y porque su epicentro podría estar a más de 300 km. de la ciudad de México.
Desde su puesta en marcha, la alerta sísmica ha sido objeto de un programa continuo de actividades que permitan asegurar su servicio estratégico. Es indispensable, además del desempeño rutinario de las actividades de operación y conservación, evaluar cotidianamente su funcionamiento y analizar los resultados para mejorar su eficacia, probar soluciones a diversos problemas técnicos que han llegado o pueden acabar en fallas, así como perfeccionar sus procedimientos e integrar nuevas tecnologías para asegurar su viabilidad futura.

QUÉ PUEDE HACER
La alerta sísmica se activa automáticamente cuando las estaciones sensoras avisan y confirman el inicio de un sismo de gran magnitud. La señal de advertencia permite a los habitantes del valle de México, iniciar oportunamente los procedimientos y acciones de prevención ensayados; dando alrededor de 60 segundos de anticipación al impacto de su efecto.

QUÉ NO PUEDE HACER
La alerta sísmica no se activa cuando los temblores que se sienten en el valle de México son causados por sismos de pequeña magnitud o por sismos con origen fuera de la costa de Guerrero; sin embargo, ante las experiencias ocurridas en el segundo semestre de 1999 ya se discute la conveniencia de extender la cobertura de las estaciones sensoras hacia otras regiones que generan sismos fuertes que pueden efectar a la ciudad de México.

VENTAJAS Y OPORTUNIDADES
El aviso anticipado del inicio de un sismo de gran magnitud en el valle de México nos da la oportunidad de ejecutar procedimientos y acciones que aumentan nuestra ventaja para disminuir la posibilidad de sufrir un nuevo desastre sísmico. Una señal de alerta sísmica anticipada es valiosa donde se ensayan simulacros de prevención para protección y resguardo de personas, así como para asegurar procesos industriales riesgosos.
 
LOGROS
Hasta septiembre de 1999, después de ocho años de funcionamiento continuo, el SAS ha logrado determinar poco más de 755 sismos con magnitudes entre 4 y 7.3 Richter. De estos eventos, 37 generaron avisos de "alerta restringida", porque fueron pronosticados con magnitud moderada, es decir, menores de 6 y sólo 12 fueron pronosticados con magnitud fuerte, es decir, mayor de 6 y generaron "alerta general" sobre los valles de México y Toluca, con aproximadamente con 60 segundo de anticipación al inicio de los efectos del sismo detectado. El resultado de SAS fue cuando el 14 de septiembre de 1995, anticipo con 72 seg., al Distrito Federal, sobre el efecto del sismo M 7.3 de "Copala" Gro.
Entre las experiencias importantes obtenidas en el uso del SAS destaca la participación de la Secretaría de Educación Pública, que desde 1993, considera estratégico escuchar las transmisiones de radio comercial en AM o FM en las oficinas de las escuelas de enseñanza básica del valle de México, para iniciar oportunamente sus procedimientos de prevención, si el SAS emite un aviso de alerta. Así mismo, se ha logrado experiencias valiosas en el Metro, Protección Civil del Distrito Federal y del Estado de México, la Secretaría de Obras y Servicios del D.F., la UNAM, la UAM y la Unidad del Rosario, con poco más de 15 000 usuarios. Es oportuno indicar que los usuarios de los dos últimos sitios mencionados, cuentan con alto parlantes potentes para difundir el sonido del aviso de alerta sísmica y que sus vecinos ejecutan procedimientos de prevención.

TAREAS SOCIALES
Como la ciudad de México ha sufrido los efectos de los terremotos que ocurren en Guerrero, es conveniente estimular las actividades de diseño y práctica de procedimientos de prevención mediante una campaña continua de información pública sobre el riesgo sísmico típico de esta región como las que se difunden sobre problemas de salud. Asimismo, ante la posibilidad de aprovechar el desarrollo tecnológico de la Alerta sísmica, conviene mejorar la difusión de los avisos de alerta sísmica y apoyar la instalación de sistemas de altavoces potentes en sitios estratégicos, así como la producción y distribución de receptores económicos de las señales del sistema. Finalmente, analizar la permanencia de ampliar la cobertura y aplicación de la alerta sísmica hacia la costa de los estados de Michoacán y Oaxaca.
Image